Fast and Furious 7: ¡Bonito homenaje y brutal película!

Review Fast and Furious 7

¿Eres de los que todavía piensa que Fast and Furious es sólo una saga de películas con carreras y peleas callejeras? Lejos de eso, desde la cuarta entrega de esta famosa franquicia, ya nos han demostrado que Fast and Furious es algo más que eso; así que ¿por qué no le das otra oportunidad?

Aprovechando los descuentos que proporcionan ahora los cines, la semana pasada me decidí a ver la película por la buena crítica que estaba recibiendo; y razón no le quito. Tanto si eres fan de la saga como si no lo eres pero disfrutas con sus películas, no te puedes perder esta séptima entrega. Los más puristas y apasionados por el mundo del tunning probablemente pensarán que las mejores películas de Fast and Furious fueron las primeras, pero siendo honestos, creo que la moda del tunning callejero hace tiempo que pasó y una saga tan grande como esta no puede beber del tunning sin más, de lo contrario, probablemente la saga ya estaría más que muerta, así que bienvenida sea la acción y sus locuras imposibles.

Un comienzo difícil

Muchas fueron las especulaciones con respecto a Fast and Furious 7 debido al repentino accidente que sufrió Paul Walker en el cuál perdió la vida en noviembre de 2013. Por desgracia, fue un palo para muchos de los seguidores de esta saga y sobre todo para su familia y sus compañeros de producción. Durante un tiempo se detuvo la grabación ya que la película no se había terminado de rodar cuando ocurrió el incidente; y muchos eran los rumores de que no iban a continuar con la grabación o incluso de que iban a contratar a otro actor para sustituirlo, pero poco después, se confirmó que seguirían adelante con la colaboración de Cody Walker, hermano menor del protagonista, y mediante el sistema de inserción de rostros CGI suplantarían el rostro de Cody por el de su hermano en los planos más cercanos del film.

Argumento

Los hechos de la película se sitúan cronológicamente después de la tercera entrega (Tokyo Racer), aunque si hemos visto la sexta, entenderemos lo que sucede igualmente sin necesidad de ver el tercer título, ya que bajo mi opinión es la peor película de Fast and Furious con diferencia. Pero realmente nos da igual no haber visto ninguna otra película de la saga para disfrutar de esta. Tras volver a los EE.UU en la sexta entrega con el expediente totalmente limpio, Toretto, O’ Conner y el resto de personajes se ven amenazados por el hermano de Ian Shaw, que viene buscando venganza por la muerte de su hermano y tendrán que embarcarse en una misión por conseguir el ojo de dios y de proteger a su creador, Ramsey, para ello no dudarán en echar mano de sus coches favoritos y no parar durante todo el film. Y Atención, porque si eres de los que se quejan porque piensas que los efectos especiales o escenas de acción son demasiado surrealistas, esta no es tu película. Pero si lo anterior te da igual y lo que quieres es disfrutar durante un par de horas, no te la pierdas.

Si en la quinta entrega nos sorprendían con la misión de un robo al más puro estilo de The Italian Job (superando a lo que la segunda parte de esta quiso ser), y en la sexta nos entretuvieron con una historia que bien podría ser la película del 007 que llevamos tiempo esperando ver, en este último título de Fast and Furious nos dejarán con la boca abierta ante una mezcla de escenas a lo Misión Imposible resueltas de las formas más surrealistas y desternillantes que se os puedan ocurrir.

Híbridos entre coche y tanque y hasta aviones y drones

Cuando piensas que no se puede hacer nada más burro en cuanto a tunear coches, llega Vin Diesel y la lía pidiendo coches que son tanques. Si tienen que montar una emboscada y partirse el lomo peleando para conseguir su objetivo, ¿por qué no hacerlo a lo grande? Y es que si creías que ya no pueden hacer nada más disparatado…..agárrate a la butaca (y ríete tú de los vengadores) porque aquí vuelan hasta los coches, literalmente. Sabemos que dichas escenas no pueden ser más imposibles, pero hacen que disfrutes y pienses ¡qué genios! porque cuando parece que la cosa se empieza a calmar o que ya no tienen escapatoria te sorprenden con un nuevo giro mucho más bruto si cabe. Mención especial para la entrada en escena de Deckard Shaw (Jason Staham) que en cada encuentro con Toretto (Vin Diesel) sus secuencias de pelea son espectaculares, aunque no sólo ellos nos deleitan con buenas peleas, el aplauso también se lo llevan los brillantes enfrentamientos cuerpo a cuerpo de Brian O’Conner (Paul Walker) resueltos con una brillantez y velocidad asombrosas e incluso de Letty (Michelle Rodriguez), que aunque en esta entrega se muestra algo más femenina, no puede evitar darse una buena zurra con alguna extra. Y todo esto para encontrar el Ojo de Dios, un artefacto que como bien dicen en el film es como si tuviera esteroides y puede acceder a cualquier aparato electrónico y saber en todo momento donde está una persona y detectar sus movimientos. Está claro que la formula ya la hemos visto en otras películas, pero es innegable que en Fast and Furious da de sí y James Wan (director), no se corta un pelo en magnificarla como toda la película en sí, mucho más exagerada, explosiva y asombrosa.

Desternillante

Y es que además de todo lo mencionado, no pararás de reírte, sobre todo con las perlas que suelta Roman y los continuos vaciles de unos personajes con otros. O la eterna lucha de Vin Diesel con Kurt Russell por debatir cuál es la mejor cerveza, sí la coronita o la belga. No podía dejar sin mencionar a Hobbs (The Rock), que cuando crees que lo han dejado completamente de lado en la peli, vuelve a la carga para dar guerra de la buena, porque él solito se basta para enfrentarse a todo el que se ponga por delante. Y es que sin duda, me atrevo a decir que hasta el momento, esta es la mejor entrega de Fast and Furious que han hecho. Desde luego no es una obra maestra ni pretende serlo, su objetivo es entretener y lo consigue con creces.

Para Paul

¿Y qué pasa con O’Conner? Es innegable que la película es un homenaje para él y lo demuestran haciendo referencias a otras películas de la saga y subrayando que a veces es mejor dejar la vida a todo gas y dedicarse a la familia. Y es que hasta para el menos fan de la saga es inevitable acabar con una extraña sensación de vacío cuando acaba la película, y no porque acabe mal precisamente, pero la lagrimilla está ahí asomando en una mezcla en la que te debates entre aplaudir o sonreír con un muy buen sabor de boca.

Y desde aquí me gustaría homenajear a Paul Walker con esta entrada por los grandes momentos que nos ha dado durante toda la saga y en el resto de sus películas.Os dejo el vídeo oficial que publicaron desde la cuenta de Fast and Furious para despedirle, no sin antes despedirme de vosotros y deciros que si no habéis visto ya la película no os lo penséis más y os animéis a verla porque no vais a tener tiempo de aburriros y pasaréis un buen rato, de hecho hacía bastante que no salía tan contenta de ver una película.

Y para los que la habéis visto, ¿qué os ha parecido? No os cortéis ¡Dejad vuestros comentarios y opiniones!

¡Nos vemos en la próxima entrada!

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>